‘Babylon’: Una película provocadora que rinde homenaje al cine clásico

Share

Babylon es una película que no deja indiferente a nadie, generando fascinación o repulsión en la audiencia. Es una visión personal y provocadora de un momento clave en la historia del cine, que mezcla realidad y ficción con mucha clase. En este artículo intentaremos desmenuzar los detalles que hacen de este film un tesoro – injustamente despreciado – del cine.

Ambientada en el Hollywood de los años veinte y treinta durante la transición del cine mudo al sonoro, sigue la historia de tres personajes: Nellie LaRoy (interpretada por Margot Robbie), una actriz en ascenso que busca desesperadamente una oportunidad para brillar. Manny Torres (Diego Calva), un inmigrante mexicano que sueña con formar parte de algo más grande; y Jack Conrad (Brad Pitt), una estrella consolidada del cine mudo que busca no perder relevancia en medio del revuelo generado por la llegada del cine sonoro.

A lo largo de sus tres horas de duración, seguimos el ascenso y caída de estos personajes mientras se enfrentan a excesos y escándalos en una época de decadencia y depravación desenfrenada en la industria cinematográfica.

La dirección y estilo De Damien Chazelle

Chazelle es uno de los grandes genios de su generación, el amor y pasión que pone en sus películas es innegable. A los 29 años asombró a la industria con “Whiplash”; a los 31 realizó su obra más importante hasta la fecha: “La La Land”, donde plasmó una visión más romántica y esperanzadora de Hollywood; con 33 hizo “First Man” y a los 37 estrenó “Babylon”, la película que hoy nos tiene aquí y donde vuelve a demostrar su capacidad para recrear con maestría la atmósfera y el estilo de una época. Su dirección es dinámica y vibrante, apoyada por un excelente diseño de producción, montaje y la deslumbrante fotografía de Linus Sandgren.

La música

Justin Hurwitz acompaña a la perfección el ritmo y el tono de la película, alternando entre el jazz, el swing y las melodías clásicas. El compositor es la fórmula perfecta para Chazelle, a quien conoce desde la universidad y ha acompañado en todas sus películas. Sin él y sus melodias, sus obras no serían lo que son. “No sé si podría hacerlo sin Justin”, declaró el cineasta a Screen Rant.

“Para mí, es esencial poder darle un guion en cuanto el borrador está hecho y que él empiece a trabajar en temas y melodías, aunque solo sean bocetos de piano”. La música es una parte fundamental del proceso creativo y de concepción de la película. No es casualidad que encajen tan bien; se piensan como un todo, primero en los storyboards y luego en el rodaje.

Las grandes secuencias se conciben en conjunción con la música, al menos en general. Se convierte en la pauta para el trabajo de cámara y la coreografía, que en muchos sentidos son dos caras de la misma moneda, y para la forma en que nuestros ojos navegarán por la escena.

La ambición y preparación del proyecto

“Babylon” es, con diferencia, el proyecto más ambicioso de Chazelle. Esto queda claro desde los primeros instantes de la película, con la escandalosa secuencia de la fiesta, uno de los momentos cinematográficos del 2022, por lo que transmite, la interacción entre personajes, el ritmo, el montaje y la música; además de sentar las bases para el caos que vendrá en las siguientes dos horas y media de metraje. Una propuesta así no se construye de la noche a la mañana, y a Damien le llevó casi una década tener la confianza y el conocimiento suficiente para encarar un proyecto de tal magnitud.

Era como una montaña que intentaba mentalizarme para escalar y luego decidía no hacerlo. Muchos días enfrentándome a la página en blanco y sintiéndome incapaz de superar ese muro inicial. Acabé leyendo mucho, investigando, viendo películas, observando cosas y, a lo largo de todos esos años, reuniendo lo que se convirtió en el ADN de la película. Finalmente, casi diez años después de haberlo propuesto inicialmente, sentí que estaba listo para escribirlo y hacerlo realidad.

El ganador del Óscar debió salir de su zona de confort para crear “Babylon”, por lo que el miedo, naturalmente, apareció, hasta el punto de que no quería mostrar el guion a nadie. Afortunadamente, lo afrontó. “No quieres correr hacia un coche que va a toda velocidad o algo así, pero en el caso de esta película teníamos que acercarnos un poco de esa manera”.

Los personajes

Brad Pitt y Diego Calva en el set de Babylon.
Brad Pitt y Diego Calva en el set de Babylon.

Otro punto destacado de esta película son sus personajes, que están inspirados en personas reales. Por ejemplo, Nellie está fuertemente influenciada por Clara Bow, una actriz estadounidense que se hizo famosa en el cine mudo de los años 1920, y es considerada la primera “It Girl”. Por otro lado, Manny fue construido a partir de una serie de personas de la época en Hollywood, como inmigrantes recientes o hispanos que se abrieron camino en la industria.

Al igual que en “Whiplash” o “La La Land”, los personajes de “Babylon” luchan por alcanzar sus sueños, cada uno con su forma única de hacerlo, ya sea para bien o para mal. Chazelle se siente atraído por estas historias y por todos los matices que las acompañan. “Me gusta contar historias que quizás arrojen un poco más de luz sobre el costo y los sacrificios que se necesitan, y terminas con la pregunta implícita de si realmente vale la pena”.

Un homenaje al cine clásico

“Babylon” es una película ambiciosa, excesiva y divertida que rinde homenaje a una parte importante de la historia del cine mientras cuestiona sus convenciones. Es una obra que no dejará indiferente a nadie, tanto por su contenido como por su forma. Su objetivo es sacudir y conmocionar a la audiencia, desafiando las expectativas de lo que una película de época puede ser. No cabe duda de que “Babylon” será reconocida como una pieza destacada en la filmografía de Chazelle y una experiencia imprescindible para los amantes del cine.

¿Dónde ver puedo ver Babylon? La nueva película de Damien Chazelle está disponible en Star + y Paramount +.