Crisis Cinematográfica en Argentina: Almodóvar e Iñárritu lideran grupo para defender la cultura

En medio de la agitación política en Argentina, el recién elegido presidente Javier Milei ha desencadenado una tormenta en la comunidad cinematográfica al presentar una ley que propone recortar drásticamente el financiamiento al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). La polémica propuesta amenaza con cerrar la icónica Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC) y ha provocado una respuesta apasionada de más de 300 directores, productores, actores y técnicos de renombre mundial.

Liderados por figuras de la talla de Pedro Almodóvar, Alejandro González Iñárritu, Aki Kaurismäki, los Hermanos Luc y Jean-Pierre Dardenne, Gael García Bernal, Diego Luna y Juan Antonio Bayona, un grupo diverso de artistas se ha unido bajo el nombre de “Cine Argentino Unido” para expresar su profunda preocupación por las posibles consecuencias de la Ley Ómnibus que quiere implementar el mandatario argentino.

El gobierno de Milei, bajo la premisa de eficiencia económica, enfrenta críticas contundentes por parte de la comunidad cinematográfica, que argumenta que el cine argentino no es solo una fuente de empleo y exportación de contenido, sino también una manera de expresar la identidad y las historias del país a nivel internacional. La situación actual plantea incertidumbre sobre el futuro del INCAA y de ENERC. Sin embargo, hay una luz de esperanza, ya que el Congreso argentino podría descartar partes impopulares de la ley que podrían desencadenar más protestas en las calles.

Comunicado de Cine Argentino Unido

“Argentina ha construido una industria cinematográfica vibrante, heterogénea y dinámica desde sus comienzos. Desde 1944, el país cuenta con instituciones estatales que regulan y promueven la actividad cinematográfica a partir de los recursos generados por la explotación audiovisual. Hoy, la industria cinematográfica implica decenas de miles de puestos de trabajo de calidad y forma profesionales que colaboran en coproducciones en todo el mundo.

Año tras año, el cine argentino está presente en los festivales de Cannes, Berlín, San Sebastián y Venecia, entre muchos otros, ofreciendo al mundo nuestra mirada, nuestras historias y nuestra identidad. Nada de esto hubiera sido posible sin las políticas públicas que promueven la cultura y sin la Ley de Cine que prevé fondos específicos para la actividad.

El cine argentino es una industria pujante que genera miles de puestos de trabajo, exporta contenidos y trae inversiones extranjeras al país. La implementación de este proyecto de ley tendrá un efecto devastador, incalculable e irreparable en toda la cultura y en la soberanía nacional, especialmente para los trabajadores que dependen de las industrias culturales, lo que resultará en miles de nuevos desempleados”.

Este miércoles 24 de enero, se llevarán a cabo protestas en la ciudad de Buenos Aires convocadas por los Directores Argentinos Cinematográficos (DAC). El lugar será Avenida de Mayo y Sáenz Peña a las 11:30 Horas.