La verdad detrás del fraude de Geraldine Fernández con Studio Ghibli

Share

En los últimos días, las redes sociales se han visto inundadas con la historia de Geraldine Fernández, una ilustradora colombiana que afirmaba haber trabajado en la famosa productora de animación japonesa Studio Ghibli. Sin embargo, pronto se descubrió que estas declaraciones eran falsas y que Fernández había exagerado y mentido sobre su participación en la película El Niño y la Garza, ganadora de un Globo de Oro. A medida que se revelaban más detalles sobre el fraude, los medios de comunicación y los internautas comenzaron a cuestionar la veracidad de las afirmaciones de Fernández.

Recomendado: Las 5 mejores películas de Studio Ghibli que puedes ver ahora en streaming

El surgimiento del fraude

La historia de Geraldine Fernández se hizo viral después de que El Niño y la Garza ganara el Globo de Oro a Mejor Película Animada el pasado 7 de enero. Fernández, originaria de Barranquilla, Colombia, afirmaba haber trabajado en Studio Ghibli y haber realizado más de 25,000 fotogramas para la ilustración de la película. “Hacer parte de las ilustraciones de Studio Ghibli es un honor. Ser la única colombiana en el proyecto de El Niño y la Garza, un privilegio”, escribió en su cuenta de Twitter/X.

Estas declaraciones llamaron la atención de los medios de comunicación colombianos, quienes compartieron su historia sin verificar la información. Incluso, algunos diarios tradicionales como El Heraldo de Barranquilla entrevistaron a Fernández. Con el titular “El talento barranquillero que se impuso en los Globos de Oro”, la entrevistada declaró al medio: “Tuve que hacer más de 25.000 fotogramas, era hoja por hoja, escena por escena, todo a mano, algunas cosas eran digitales”.

El streamer español Pablo González fue el primero en exponer el caso masivamente. González decidió invitar a la barranquillera a su canal de Twitch, donde estuvieron en entrevista. Durante la conversación, se encontraron contradicciones y agujeros en los testimonios de Fernández, lo que llevó a una mayor viralización del caso. Se descubrió que muchas de las ilustraciones en el portafolio de la colombiana eran de otros artistas y que la cantidad de fotogramas que afirmaba haber realizado era demasiado alta para una ilustradora con poca experiencia. Además, su nombre no figuraba en los créditos de la película, lo que generó aún más sospechas sobre su participación real en el proyecto.

La confesión y las consecuencias

Después de ser confrontada con las pruebas en su contra, Fernández finalmente admitió que había exagerado y mentido sobre su participación en la película. “Es cierto, trabajé en algunas escenas, no en toda la película”, afirmó la colombiana en el programa radial Mañanas Blu. Fernández contó que solo había realizado entre 5 y 6 segundos de animación y que era parte de un equipo de 250 personas. “No es real que haya hecho sola los 25.000 fotogramas. Fue en equipo. Hice 200”, dijo, esta vez, a El Heraldo.

Sobre la razón de su no acreditación en la película del Studio Ghibli, Fernández comentó: “Me vi toda la película menos los últimos 20 minutos y los poscréditos, por eso no sabía en qué parte estaba ubicada, ahí es cuando pido al estudio de manera desesperada que me ayuden, me mandaron un pantallazo y me dijeron que por ser extranjera hago parte de las casas de soporte de animación que aparecen en la parte de animación, por eso no aparece mi nombre, mi contrato con el estudio era freelance”.

Fernández admitió sentirse arrepentida por sus acciones y reveló que todo se desencadenó a raíz de compartir su emoción por el triunfo de la película en los Globos de Oro con una amiga, quien posteriormente “rotó la información sin consultarme” a un grupo de periodistas. “Me arrepiento de haberlo comentado con colegas y estar en un mundo de colegas que mantienen envidia y el maldito odio, por lo que solo quieren atacarlo a uno”, declaró la joven barranquillera. “Yo me puedo llegar a suicidar y a todo el mundo le importa un culo”, finalizó.

El papel de los medios de comunicación

La verdad detrás del fraude de Geraldine Fernández con Studio Ghibli
Titular del periódico ‘El Heraldo’ de Barranquilla.

El caso de Geraldine Fernández y su fraude con Studio Ghibli ha dejado al descubierto la facilidad con la que la desinformación puede difundirse en las redes sociales y los medios de comunicación. Esta historia puso en evidencia la falta de rigurosidad por parte de la prensa colombiana. Varios diarios, incluidos los más prestigiosos del país como El Tiempo e Infobae, publicaron la noticia de Fernández sin verificar la información, lo que contribuyó a la viralización de la estafa. Esperemos que este hecho sirva como una lección para todos y nos motive a ser más diligentes en la búsqueda de la verdad.