“Son ridículas”: Jacob Elordi crítica a las películas de ‘El stand de los besos’

En el dinámico mundo de Hollywood, los actores se encuentran a menudo en una encrucijada, divididos entre el éxito comercial y la realización artística. Jacob Elordi, más conocido por su papel de Noah en la trilogía de Netflix The Kissing Booth (El stand de los besos), ha compartido recientemente sus sinceras reflexiones sobre su paso de rompecorazones adolescente a aclamado protagonista.

A pesar de la popularidad de The Kissing Booth, Elordi no tiene pelos en la lengua a la hora de expresar sus sentimientos hacia la trilogía.

El desencanto con The Kissing Booth

En una reciente entrevista con GQ, Elordi confesó que “no quería hacer esas películas antes de hacerlas”. Según él, “esas películas son ridículas” y carecen de universalidad, siendo simplemente un medio para escapar de la realidad. Esta revelación no es nueva, ya que anteriormente la estrella de Euphoria había hecho todo lo posible por preservar la integridad de su personaje, luchando incluso contra las decisiones que se desviaban del material original.

Jacob Elordi en la película de Netflix 'El stand de los besos' (2018)

El actor criticó la regla de “una para ellos, una para mí” en la selección de roles, donde los actores compaginan proyectos comerciales con otros más personales. Elordi advierte de los peligros de esta estrategia, calificándola como una trampa “porque puede convertirse en 15 para ellos, ninguna para ti. No tienes ideas originales y estás muerto por dentro. Así que es un baile fino”, afirmó. “Mi ‘uno para ellos’, ya lo he hecho”, señalando un cambio hacia historias que resuenan en él a un nivel más profundo.

¿Cómo responde Jacob Elordi ante las críticas?

Ante las críticas que lo acusan de pretencioso por expresar su arrepentimiento respecto a su participación en The Kissing Booth, Elordi defendió su posición. Preguntó: “¿Cómo puede ser pretencioso preocuparse por lo que produces? La alternativa es no preocuparse y conscientemente alimentar a la audiencia con mierda, sabiendo que estás haciendo dinero con el tiempo de la gente, que es, literalmente, lo más valioso que tienen ¿Cómo puede ser eso lo ‘cool’?”.

Jacob Elordi en Saltburn (2023)

A pesar de los desafíos enfrentados durante la realización de la trilogía, Elordi dice que encontró la felicidad en proyectos que lo llenan creativamente, como Priscilla de Sofia Coppola y Saltburn de Emerald Fennell. Estos proyectos le permiten explorar su potencial artístico y escapar del encasillamiento que experimentó con The Kissing Booth. “Probablemente por eso estoy tan contento, porque ahora el juicio y los comentarios en internet y demás, es… ahora estoy en la película“, añadió.

La trayectoria de Jacob Elordi desde la trilogía The Kissing Booth hasta sus proyectos actuales refleja el compromiso de un artista con la autenticidad y la satisfacción creativa. En una industria que suele guiarse por el éxito comercial, la voluntad de Elordi de desafiar las normas y dar prioridad a la integridad artística es un testimonio de la evolución de su carrera en Hollywood.