‘Poor Things’ de Yorgos Lanthimos: una provocadora exploración del sexo y la identidad

La esperada película de Yorgos Lanthimos, “Poor Things”, se aleja del cine convencional y va a traspasar fronteras con su exploración sin complejos de la sexualidad y la identidad. El director habló recientemente en la rueda de prensa del Festival de Cine de Venecia y ofreció sus impresiones sobre la atrevida narrativa de la película.

“Poor Things”, adaptación de la novela de Alasdair Gray de 1992, presenta al público a Bella Baxter, el personaje favorito de Emma Stone dentro de su filmografía, un monstruo tipo Frankenstein creado por su tutor, el Dr. Godwin Baxter (Willem Dafoe). Bella, con el cerebro de un bebé trasplantado, se embarca en un viaje de autodescubrimiento, que incluye su despertar a la sexualidad.

El director Yorgos Lanthimos y Emma Stone desafían las convenciones en su próxima película

Lanthimos, célebre por su peculiar narrativa, subrayó la importancia de no rehuir las escenas íntimas de la película. “En primer lugar, el sexo es una parte intrínseca de la propia novela, su libertad, sobre todo, incluida la sexualidad”, explicó el cineasta. “Teníamos que tener confianza y, como el personaje, no avergonzarnos”.

La película incluye numerosas escenas de sexo entre Bella y el decadente abogado de Mark Ruffalo, Duncan Weddenburn. La masturbación y los desnudos integrales, incluidos los de la propia Stone, contribuyen a que el personaje explore su nueva identidad. Al abordar el tema de las escenas íntimas en el cine, Lanthimos cuestionó el statu quo. “¿Por qué no hay sexo en las películas?”, preguntó. “Es una pena que Emma no pueda estar aquí con nosotros para hablar más de ello, porque es raro que venga todo de mí”.

“Era muy importante para mí no hacer una película que fuera mojigata, porque eso sería como traicionar completamente a la protagonista“, continuó. “Teníamos que estar seguros de que Emma no debía avergonzarse de su cuerpo, de la desnudez, de participar en esas escenas, y ella lo entendió enseguida”.

Emma Stone en Poor Things (2023)

“Lo bueno de Emma y yo es que hemos hecho varias películas juntos; hay una taquigrafía y podemos comunicarnos sin tener que explicar o hablar demasiado de las cosas”, siguió Lanthimos. “En cuanto empezaba a decir algo sobre sexo, ella decía: ‘sí, claro, es Bella. Haremos lo que tengamos que hacer’”.

El director también agradeció a la coordinadora de intimidad Elle McAlpine su inestimable papel a la hora de crear un ambiente cómodo y respetuoso en el plató. “Al principio, esta profesión resultaba un poco amenazadora para la mayoría de los cineastas, pero es como todo. Si trabajas con una buena persona, es genial, y te das cuenta de que en realidad la necesitas”, elogió Lanthimos.