Sofia Coppola sobre ‘Priscilla’: “No la hice para los fans de Elvis”

Share

Alejándose del típico biopic de Elvis, la aclamada cineasta Sofia Coppola estrena su octava película, “Priscilla”, que ofrece una nueva perspectiva de la vida y la relación de Elvis Presley y Priscilla Beaulieu. Protagonizada por Cailee Spaeny como Beaulieu y Jacob Elordi como Presley, esta cinta se sumerge en su singular historia de amor, desafiando las nociones convencionales de fama y romance.

La historia gira principalmente en torno a la vida de Priscilla Beaulieu, empezando por su primer encuentro con Elvis cuando era una colegiala de 14 años en Alemania. Sigue su viaje a Graceland a principios de los 60, su matrimonio con Elvis tras un largo noviazgo y su separación en 1972. La narración de Coppola se centra en la perspectiva femenina, destacando la mezcla de aburrimiento, excitación sexual, soledad y dependencia de las pastillas que caracterizó la experiencia de Priscilla.

En una reciente charla con Financial Times, Coppola ofreció una mirada más personal de la película. La cineasta contó que la decisión de hacer Priscilla se debió a una conexión personal con la historia. “Había leído ‘Elvis and Me’ hace unos 10 años… Pero, al volver a leerlo, me habló”. Sofia afirmó que le recordó a “la generación de mi madre”, pero también los sentimientos que rodean a un amor precoz. “Todas esas etapas de transición, de la niñez a la edad adulta. Me sentí identificada”, dice.

Mira el tráiler de Priscilla

A diferencia de la reciente película de Baz Luhrmann sobre Elvis, que mostraba a un carismático Rey del rock ‘n roll, la versión de Sofia Coppola presenta a un Elvis más complejo y lleno de defectos. Lucha contra sus demonios personales, se entrega a un cóctel de estimulantes y sedantes y se debate entre altibajos creativos. Este retrato dista mucho de la imagen estereotipada de Elvis, y la directora de “Lost in Translation” pretende ofrecer una comprensión más matizada de la icónica figura.

“No quería convertirlo en un villano”, dice Coppola. “Era la película sobre Elvis que menos tenía que ver con Elvis. Pero no quería que [la película] fuera sobre un drogadicto. Me gusta dejar cosas a la imaginación. No es mi estilo ser directa”.

A pesar de las suaves alusiones de la película a la adicción y la violencia sexual, no ha sido bien recibida por la familia de Elvis, que se ha negado a permitir cualquier uso de la música del artista en la película. Sin embargo, Sofia Coppola no se deja intimidar y afirma que no hizo la película pensando en los fans de Elvis, sino más bien para explorar la perspectiva de una joven atrapada en un romance relámpago.

“La herencia de Elvis no está contenta”, dijo la directora de 52 años, que parece hacerle gracia la posibilidad de una película de Elvis sin una sola canción del Rey. “Recuerdo que el representante de Priscilla me dijo: ‘A los fans de Elvis no les van a gustar ciertas cosas’. Y yo dije: ‘No la voy a hacer para ellos'”.

Fuente: “Sofia Coppola can relate: an exclusive interview”, por Financial Times.