Tom Cruise, el Héroe: pidió que los pagos al equipo de “Misión Imposible” se mantuvieran durante la cuarentena

Share

“Misión Imposible: Sentencia Mortal” es la séptima entrega de la saga de acción protagonizada por Tom Cruise, que interpreta al agente Ethan Hunt, un miembro de una organización secreta que se dedica a realizar misiones imposibles para salvar al mundo.

Para esta mision, Hunt recibe información sobre la existencia de una inteligencia artificial que las superpotencias luchan por controlar. La I.A. puede manipularse con una llave dividida en dos mitades. Una de esas mitades está a punto de ser vendida en el mercado negro, por lo que Ethan y su equipo -incluidos los personajes que regresan, Luther (Ving Rhames), Ilsa (Rebecca Ferguson) y Benji (Simon Pegg)– no sólo tienen que interceptar la llave, sino discernir su propósito. La llave sólo importa si el FMI (Fuerza Misión Imposible) puede averiguar dónde y cómo utilizarla.

Lanzada el pasado 12 de julio, “Misión Imposible 7” ha enfrentado un desempeño en taquilla por debajo de las expectativas iniciales tanto de Cruise como de Paramount. La película quedó en segundo plano tras el arribo del “Barbenheimer” una semana después. A lo largo de un mes en cartelera, la cinta ha acumulado aproximadamente 500 millones de dólares en ingresos, aunque su desempeño ha sido particularmente decepcionante en el ámbito doméstico, donde solo logró recaudar 150 millones.

Aunque parezca una gran cifra, es decir, “Oppenheimer” también ha recaudado eso y se considera un éxito, para “Misión Imposible”, la situación es menos auspiciosa debido a su colosal presupuesto, que casi alcanza los 300 millones. Ojo al dato: costó 120 millones más que su predecesora, “Misión Imposible: Fallout”.

Tom Cruise y Hayley Atwell en el set de "Misión Imposible: Secuencia Mortal Parte 1".
Tom Cruise y Hayley Atwell en el set de “Misión Imposible: Secuencia Mortal Parte 1”.

No obstante, este marcado incremento podría estar enlazado a un acto valeroso y noble liderado por el icónico Tom Cruise. Recordemos que durante la fase de rodaje de la cinta, en febrero de 2020, se desencadenó la pandemia originada por el Covid-19, lo cual generó una parálisis en las actividades y puso en riesgo numerosos empleos. Recientemente, Christopher McQuarrie, director del filme, compartió en el podcast “Empire Spoiler Specials” que el propio actor instó a Paramount que se mantuvieran los pagos a los trabajadores, pese a las adversidades:

Puedo recordar el momento muy claramente. Él [Cruise] dijo: “mira, en estas llamadas telefónicas, todas estas personas están derrumbadas. No saben lo que está pasando allí. Están poniendo buena cara. Pero se puede ver que su realidad se ha alterado. Tenemos que mantener a todo el mundo trabajando porque no creo que esto vaya a acabar pronto, creo que nos esperan años”.

El director continuó relatando que en ese punto ya habían invertido mucho en la película, y que las perspectivas para la industria cinematográfica eran poco alentadoras con la creciente influencia del streaming como plataforma dominante. Sin embargo, persistieron en su objetivo:

Simplemente estabámos tratando de crear un futuro que no quería estar allí y todo estaba alineado en contra de que el futuro sucediera. Dijo que “de esto dependían las vidas de todas estas personas, sus hogares, la educación de sus hijos. Tenemos que crear futuro. Eso es lo que estamos haciendo. La realización de esta película y todo lo que vamos a hacer en ella es crear un futuro para este negocio”, palabras muy críticas que aún resuenan en mis oídos.

Finalmente, ante este sombrío panorama, Tom Cruise tomó una valiente decisión:

No había que dejar ir a la gente, despedir a la gente. Tom llamó al estudio y dijo: “Vamos a mantener a todas estas personas en la nómina y vamos a mantenerlos trabajando. Vamos a mantenerlos en preparación para Misión Imposible”.

Así, mientras la película enfrenta desafíos en taquilla, el espíritu indomable y la generosidad de su protagonista reflejan la esencia misma de la franquicia: la lucha inquebrantable por el éxito y el compromiso de nunca dejar atrás a su equipo. El estudio le pagó a todos los miembros del equipo durante 7 meses de cuarentena, desde febrero hasta septiembre de 2020, cuando se reanudaron las filmaciones.