‘Wish’: La celebración del centenario de Disney lucha por encontrar la magia genuina

La última película de animación de Disney, Wish: El Poder de los Deseos, trata de tejer un tapiz narrativo que rinde homenaje al pasado histórico del estudio al tiempo que se embarca en un viaje hacia una nueva era. Presentada como un tributo a los 100 años de Disney en el negocio, Wish se desarrolla en el encantador reino de Rosas, gobernado por el enigmático rey Magnífico (a quien le da voz Chris Pine), un hechicero autodidacta que atesora los deseos de sus súbditos.

La película nos presenta a Asha (personaje de la talentosa y ganadora del Óscar, Ariana DeBose), una valiente joven de 17 años a punto de celebrar una ceremonia de los deseos en todo el reino. La misión de Asha es conseguir el deseo centenario de su abuelo, Sabino, cuyo anhelo es inspirar a la siguiente generación. Sin embargo, a medida que la historia se desvela, los verdaderos colores del rey Magnifico salen a la luz, revelando a un gobernante más interesado en acaparar deseos que en cumplirlos, lo que desencadena el viaje de Asha hacia una figura pseudorrevolucionaria.

La trama de Wish es un delicado guiño a la narrativa clásica de Disney, salpicada de easter eggs para el fan avezado de Disney. El filme intenta mezclar los estilos de animación 2D y 3D, un experimento visual que pretende hacerse eco del pasado dibujado a mano y el presente digital del estudio. Sin embargo, esta ambiciosa fusión se queda corta, creando una discordia visual que resta encanto a la película. El choque entre los dos elementos socava la cohesión visual, dando a los personajes una extraña sensación de desconexión.

Chris Pine en Wish: El poder de los deseos (2023)

Los números musicales, compuestos por Julia Michaels y Benjamin Rice, se esfuerzan por alcanzar el nivel de Broadway de éxitos anteriores de Disney. Aunque un par de canciones, como el himno del bosque y el número grupal del final, consiguen brillar, la banda sonora (de Dave Metzger) en general carece del atractivo contagioso de los últimos éxitos de Disney como lo fue, por ejemplo, Encanto (2021).

La ambiciosa celebración de Disney no alcanza la verdadera magia

Bajo la superficie, Wish, que fue codirigida por el creador de Frozen, Chris Buck, lucha por escapar de las sombras de sus propias ambiciones. Los guiños intencionados de la película a los clásicos de Disney y su naturaleza autorreferencial crean una sensación de magia fabricada que hace que el espectador se cuestione la autenticidad de la narración. El conflicto central, que gira en torno al acaparamiento de deseos y el abuso de poder, es convincente, pero su resolución resulta precipitada y deja una persistente sensación de pérdida de oportunidades.

En el fondo, Wish se enfrenta a la crisis de identidad que atraviesa Disney en este nuevo siglo. La película intenta abrazar tanto la nostalgia del pasado como las aspiraciones del futuro, pero al hacerlo, corre el riesgo de convertirse en un mero anuncio de la marca de Walt Disney, en lugar de una experiencia cinematográfica memorable. La magia genuina que emana de las mejores obras del estudio parece esquiva en Wish, dejando al público anhelando una experiencia narrativa más auténtica y sincera.

En conclusión, Wish puede resultar atractiva para los entusiastas incondicionales de Disney, pero su pesada elaboración y sus calculados guiños al legado del estudio hacen que parezca más un producto de toma de decisiones corporativas que un esfuerzo creativo.

Ficha técnica

Póster de la película de Disney, Wish: El poder de los deseos (2023)

Fecha de estreno: 22 de noviembre de 2023

Duración: 1h 35min

Dirección: Chris Buck, Fawn Veerasunthorn

Reparto: Ariana DeBose, Chris Pine, Alan Tudyk, Angelique Cabral, Harvey Guillén, Victor Garber, Jennifer Kumiyama

Disponible en: Cines