Final explicado de ‘Cacería en Venecia’: ¿Quién es el asesino?

En los tenebrosos canales de Venecia ha surgido un misterio apasionante, ya que el legendario detective Hercule Poirot, interpretado por Kenneth Branagh, vuelve a la gran pantalla en Cacería en Venecia. Esta escalofriante historia es la tercera entrega de la adaptación de Branagh de las obras de Agatha Christie, tras Asesinato en el expreso de oriente y Muerte en el Nilo.

Una sesión de espiritismo en Halloween, una falsa vidente y una red de secretos hacen de esta película una excepcional contribución al mundo de Christie, conocida por sus giros inesperados y sus emocionantes narraciones. Con motivo del estreno en Star+ de Cacería en Venecia, nos adentramos en la intrincada trama, diseccionamos y explicamos el enigma y desvelamos los inesperados culpables de esta inquietante historia.

¿De qué trata Cacería en Venecia?

Ambientada en la hipnotizante ciudad italiana posterior a la Segunda Guerra Mundial, esta tercera parte nos presenta a Poirot, que es sacado de su retiro por su amiga y célebre autora de novelas de misterio Ariadne Oliver, interpretada por Tina Fey. La premisa es sencilla: asistir a una sesión de espiritismo, desmentir a una médium y desvelar los secretos que rodean la misteriosa muerte de Alicia, la hija de Rowena Drake (personaje de Kelly Reilly). Pero al más puro estilo de Agatha Christie, las cosas nunca son lo que parecen.

Final explicado de Cacería en Venecia de Hercule Poirot, dirigida por Kenneth Branagh

La trama se complica cuando una serie de muertes sospechosas y un atentado contra la vida de Poirot se desarrollan tras la sesión de espiritismo. El filme presenta a un variado grupo de personajes, cada uno con sus propias motivaciones y oscuros secretos. Entre los invitados, la Sra. Reynolds, una falsa vidente interpretada por la ganadora del Óscar Michelle Yeoh, se despide antes de tiempo en una impactante caída desde un balcón. Poirot encierra a todos los asistentes en el misterioso palacio y prepara el terreno para una intensa investigación.

¿Quién es el asesino en Cacería en Venecia?

A medida que Poirot se adentra en las profundidades de este cautivador misterio, la verdadera historia comienza a emerger. La muerte de Alicia, que en un principio se creyó un suicidio, fue, en realidad, el resultado de las siniestras intenciones de su madre, Rowena Drake. Rowena había estado drogando a su hija con miel alucinógena, provocando en ella dependencia e inestabilidad mental. Su objetivo era mantener a Alicia cerca de ella y, en última instancia, acabar con su compromiso matrimonial. Trágicamente, el resultado fue la muerte accidental de Alicia.

Intrigantemente, la trama de suspense revela la existencia de un chantajista entre ellos. Como Rowena se vuelve paranoica ante la posibilidad de que se descubra su secreto, cree erróneamente que la Sra. Reynolds, la vidente, es la chantajista. En un ataque de furia, la empuja por el balcón, aumentando el número de muertos.

Final explicado de Cacería en Venecia de Hercule Poirot, dirigida por Kenneth Branagh

Las sospechas de Rowena se desvían entonces hacia el Dr. Leslie Ferrier (encarnado por Jamie Dornan), que había estado cuidando de Alicia y estuvo presente durante su autopsia. Temiendo que se revele la verdad, Rowena le manipula para que se quite la vida, haciendo que parezca un asesinato. Su plan final es inculpar al detective Poirot de la muerte del doctor, ya que era el único que tenía la llave de la habitación donde se encontraba descansando.

Conforme avanza la investigación, Poirot va atando cabos y desenmascarando a Rowena Drake como la autora de la serie de crímenes. Su obsesión por controlar la vida de su hija la llevó a una cadena de trágicos acontecimientos. La historia llega a su clímax cuando Rowena cae por el balcón durante un apasionante enfrentamiento final con Hercule, con la imagen fantasmal de su hija flotando en el fondo.

¿Poirot veía realmente fantasmas?

Final explicado de 'Cacería en Venecia' de Hercule Poirot, dirigida por Kenneth Branagh

Uno de los temas centrales de la película gira en torno al escepticismo frente a la superstición. La sesión de espiritismo y los sucesos fantasmales desafían la firme incredulidad de Poirot en lo sobrenatural. La película nunca llega a responder definitivamente si el detective estaba experimentando realmente lo sobrenatural o simplemente los efectos de la miel envenenada, dejando a los espectadores con un intrigante misterio sobre el que reflexionar.