Final explicado de ‘Háblame’: ¿Qué pasó con Mia?

Háblame (Talk to Me), dirigida por los hermanos australianos Danny y Michael Philippou, es una de las mejores, sino la mejor, película de terror de 2023. Esta escalofriante historia de una sesión de espiritismo que sale mal sigue a Mia, una adolescente interpretada por Sophie Wilde, quien busca escapar de su dolor por la pérdida de su madre. La trama se desarrolla cuando Mia y sus amigos descubren un oscuro ritual que involucra una mano embalsamada, supuestamente perteneciente a un médium fallecido. Al intentar comunicarse con el más allá, Mia se ve envuelta en una serie de eventos sobrenaturales y posesiones espirituales que llevan a consecuencias impactantes y escalofriantes.

Con un modesto presupuesto de 4,5 millones de dólares, logró recaudar más de 92 millones a nivel mundial, convirtiéndola en una de las películas más rentables de todo el 2023. Cineastas del calibre de Peter Jackson, director de la saga de El señor de los anillos, la han elogiado. “Talk to Me no es solo buena; es excepcionalmente sobresaliente. Es la película de terror más intensa y apasionante que he tenido el placer de ver en años”, dijo Jackson. Desde el 4 de enero, Háblame (Talk to Me) está disponible en Prime Video (aprovecha 30 días gratis de Prime aquí).

Uno de los aspectos que más ha suscitado debate alrededor de esta excelente producción es su final. Por eso hoy en detrasdelcine.com, intentaremos despejar todas las dudas que te hayan podido surgir sobre la conclusión de Háblame (Talk to Me).

¿Qué es la mano en Háblame?

La mano de Háblame (Talk to Me, 2023)

La mano en Talk to Me es un artefacto central que impulsa la trama de este thriller de terror. Se trata de una mano embalsamada, aparentemente perteneciente a un médium fallecido, que se convierte en el foco de un oscuro ritual. Este objeto, cubierto de cerámica para su preservación, actúa como un portal entre el mundo de los vivos y los muertos. Para invocar espíritus, los personajes deben encender una vela, tomar la mano y repetir las palabras “Talk to me” (o “Háblame” en español). Si además quiere que tome la posesión de su cuerpo, debe pronunciar: “Te dejo entrar”.

La mano se convierte en un vínculo peligroso entre ambos reinos, desencadenando posesiones espirituales y consecuencias mortales para aquellos que se aventuran más allá de los 90 segundos permitidos. Este intrigante artefacto, cuyo origen permanece en la oscuridad, simboliza la conexión entre la vida y la muerte, llevando a los personajes a enfrentarse a sus miedos más profundos y a las sombras del más allá.

¿Qué pasa si los personajes sostienen la mano más de 90 segundos? Al exceder este límite de tiempo, los espíritus invocados durante el ritual pueden decidir permanecer en el cuerpo del individuo poseído. Este hecho lleva a resultados macabros y peligrosos, ya que los espíritus pueden ejercer control sobre el huésped de manera más permanente, con consecuencias siniestras para todos los involucrados.

¿Cómo fue poseído Riley?

La posesión de Riley en Talk to Me se desencadena cuando Mia, la protagonista, rompe las reglas al permitir que su amigo utilice la mano embalsamada por más de 90 segundos durante el ritual, porque cree que gracias a él se ha puesto en contacto con su madre fallecida. El espíritu en Riley comienza a hablar con Mia como si fuera su madre, creando una ilusión emocionalmente poderosa. Sin embargo, la situación toma un giro aterrador cuando Riley comienza a infligirse graves daños físicos, como golpearse la cabeza contra una mesa e intentar arrancarse un ojo.

¿Mía realmente habló con su madre en Talk to Me?

La pregunta de si Mia estaba realmente hablando con su madre durante las posesiones espirituales es un misterio crucial. A pesar de las apariencias iniciales, la trama sugiere que las interacciones de Mia con el espíritu que posee a su amigo Riley eran manipulaciones de un ente diabólico. A medida que la historia se desarrolla, se revela que este espíritu tiene motivaciones oscuras y contradice la información sobre la muerte de la madre de Mia proporcionada por su padre. Esto aclara que Mia, en realidad, estaba siendo engañada por un espíritu malévolo en lugar de comunicarse genuinamente con su madre muerta.

Explicación del final de Talk to Me

En el impactante final de Talk to Me, Mia enfrenta una serie de eventos sobrenaturales y decisiones fatales que culminan en un destino oscuro. La protagonista, completamente influenciada por el espíritu que se hace pasar por su madre y luego de dejar gravemente herido a su padre, ejecuta un acto desgarrador. Convencida de que sacrificando a Riley liberará su alma, lleva a su amigo, quien está aún bajo posesión demoníaca, en una silla de ruedas hasta una congestionada autopista. La escena está cargada de tensión mientras Mia, visiblemente perturbada, lucha con la silla y el cuerpo inerte de Riley.

Finalmente, cuando Mia se prepara para lanzar a Riley a la autopista, tiene un momento de claridad y decide sacrificarse en lugar de Riley. Mia se arroja a la carretera en un acto de redención personal, muriendo en el instante.

Sophie Wilde en el final de Háblame (2023)

Mia, después de fallecer, se encuentra en un estado entre la realidad y el más allá. Aunque observa a su padre y a Riley recuperados y vivos en el hospital, a ella nadie la puede ver ni escuchar; ni siquiera proyecta algún reflejo en el espejo. Las luces a su alrededor comienzan a apagarse, dejándola sola en la oscuridad. De repente, oímos el sonido de una cerilla encendida y un resplandor ardiente llama la atención de Mia. La luz la guía hasta una mano que cuelga en el vacío. Al tomarla, es transportada a una sesión espiritista, donde un grupo utiliza la mano embalsamada para invocar espíritus, reminiscente del ritual inicial de la película. El final de Talk to Me deja claro que Mia ha pasado a formar parte de las almas perdidas contenidas en la mano, cerrando un ciclo oscuro pero enfrentando un destino sombrío y eterno.

Puedes ver Háblame (Talk to Me) en Prime Video.