Final explicado de ‘Lift’, la nueva película de Netflix: ¿Qué pasó con Cyrus y su equipo?

En Lift: un robo de primera clase, la nueva película de atracos de Netflix protagonizada por Kevin Hart y dirigida por F. Gary Gray, nos sumergimos en un vertiginoso mundo de intriga y acción. Cyrus Whitaker, interpretado por Hart, lidera un equipo de hábiles criminales reclutados por Interpol para evitar un ataque terrorista global. Su misión: robar $500 millones en oro de un avión en pleno vuelo a 40,000 pies de altura. El director Gray, reconocido por otras películas de atracos como The Italian Job (2003), lleva el género a nuevas alturas, literalmente, al explorar desafíos inéditos en un escenario aéreo.

Además de Hart, Lift: un robo de primera clase presenta un elenco repleto de talentosos actores que dan vida a la banda de ladrones. Úrsula Corberó, conocida por su destreza en robos en la serie La Casa de Papel, interpreta a Camila, una experimentada piloto. Gugu Mbatha-Raw encarna a Abby Gladwell, una agente de la Interpol; Vincent D’Onofrio interpreta a Denton, el maestro del disfraz; Billy Magnussen da vida a Magnus, un experto en abrir cerraduras; Viveik Kalra asume el papel de Luke, el ingeniero del grupo; y Yun Jee Kim se destaca como la hábil hacker del equipo de Cyrus, Mi-Sun. Jean Reno asume el rol del villano, Lars Jorgensen.

Explicación del final de Lift: un robo de primera clase

Kevin Hart, Úrsula Corberó, Yun Jee Kim y Jacob Batalon en Lift (2024)

Según el plan inicial de Cyrus en Lift, él y su equipo debían robar oro valorado en 500 millones de dólares y enviarlo a la Interpol a través de un tren. Sin embargo, el elaborado plan falló rápidamente porque no tuvieron en cuenta que en el avión podría haber asesinos de Jorgensen, el dueño del oro, dispuestos a todo para proteger los bienes de su jefe. Y así fue. Cuando el capitán de la aeronave anunció que no aterrizarían en Zúrich, sino que lo harían en el peligroso aeropuerto de Cortina, los hombres de Jorgensen intentaron apoderarse del avión. Afortunadamente, Cyrus y su equipo se enfrentaron a los matones e impidieron que se apoderaran de la nave, que finalmente aterrizó milagrosamente.

Una vez en tierra, los subordinados de Jorgensen tomaron el control de la situación y sacaron el oro del avión comercial para transportarlo en el jet pilotado por Camila, que acababa de aterrizar también, hasta la propiedad de su jefe en la Toscana, tomando como rehenes a Cyrus y a Abby, la inspectora de la Interpol. Durante el trayecto, se dio una nueva confrontación entre los hombres de Jorgensen y nuestros protagonistas. Esta vez, Abby, Camila y Cyrus lograron imponerse; sin embargo, irremediablemente se vieron forzados a aterrizar en la pista del villano Jorgensen, quien los recibió con pistola en mano y dispuesto a terminar de una vez por todas con las molestias causadas por el grupo de ladrones.

Afortunadamente para Abby, Camila y Cyrus, la policía italiana llegó antes de que las cosas se pusieran feas. La que no contó con suerte fue la enviada de Leviathan, que fue asesinada por Jorgensen. El hecho quedó grabado en una de las cámaras instaladas en el jet, por lo que Jorgensen terminó siendo arrestado por la policía. Poco después, la Interpol llegó a reclamar el oro robado; Abby se enteró de que Huxley, su compañero en la Interpol, intentó derribar el jet con ella adentro. Asombrada por la situación, decide renunciar y se marcha con Cyrus para retomar su relación amorosa.

El plan de Cyrus al final de Lift explicado

Billy Magnussen en Lift (2024)

Antes de que los créditos rueden, se revela el giro final de la película. Cyrus y su equipo, sin que Abby sospechara, elaboraron un segundo plan para hacerse con los 500 millones de dólares en oro. ¿Cómo lo lograron? Cyrus explica que mientras él y Abby estaban negociando con Harry (David Proud), el controlador aéreo en Bruselas, Magnus fabricó una caja llena de lingotes de metal pintados de oro que también subieron al avión. El cambio se produjo después de que Magnus abriera la caja fuerte que contenía el oro. A continuación, Magnus expulsó del avión la caja con los lingotes de oro auténticos y Luke, quien Abby supuso que se había echado atrás en la misión, condujo el oro a un lugar seguro.

Finalmente, la Interpol quedó perpleja con el descubrimiento y se fue con las manos vacías, o más bien, con barras de color dorado. La película concluye con un hermoso paisaje de fondo mientras Abby y Cyrus, ahora convertidos en pareja, conducen hasta un lago donde el equipo completo se reúne. Bajo la tranquila superficie del agua yace el tesoro que asegura su futuro: los lingotes de oro que simbolizan su reñida victoria.

La pregunta que queda flotando al finalizar la película es si la banda de ladrones optará por una vida sin delinquir o si esto marca simplemente el inicio de un nuevo capítulo en sus audaces aventuras. Lift no solo brinda una emocionante historia de atracos, sino que también establece el escenario para posibles secuelas, dejando al público impaciente por descubrir la próxima y emocionante entrega.