Final explicado de ‘Muerte infinita’: ¿Qué pasó realmente con James, por qué se quedó?

Muerte infinita (Infinity Pool, por su título original) se despliega como una escalofriante exploración de las profundidades de la moralidad humana, llevando al público a un inquietante viaje a través de unas vacaciones de pesadilla convertidas en un surrealista descenso a la depravación. Dirigida por Brandon Cronenberg, la película entrelaza con maestría los temas de la clonación y la erosión de la humanidad de una forma que resulta a la vez estremecedora y sugerente.

La narración gira en torno a James, un novelista en apuros interpretado por Alexander Skarsgård, y su esposa Em, interpretada por Cleopatra Coleman, mientras se encuentran en unas vacaciones aparentemente idílicas en La Tolqa, el país ficticio donde se desarrolla la historia. Allí conocen a Gabi Bauer, personaje de Mia Goth, y su compañero Alban (Jalil Lespert); la pareja invita a James y a Em a un paseo a la playa, sin embargo, cuando regresaban ocurre un fatal accidente con fuga que empuja a James a un mundo macabro en el que los ricos pueden pagar para que clones sustitutos sufran su castigo.

A medida que se desvela la trama, Infinity Pool plantea cuestiones fundamentales sobre la naturaleza de la moralidad, las consecuencias de los privilegios descontrolados y la fragilidad de la identidad humana. El enigmático final de la película deja al público con varias interpretaciones, y el director Brandon Cronenberg opta deliberadamente por no dar una explicación definitiva. Con motivo del estreno de Muerte infinita en HBO Max, te explicamos la misteriosa conclusión.

Alexander Skarsgård y Mia Goth en Muerte Infinita (2023)

Los ricos se entregan a la violencia sin consecuencias

El núcleo de la película es la manipulación orquestada por Gabi, que, tras el accidente, atrae a James a un grupo de turistas adinerados que se deleitan con el crimen y la violencia. Las verdaderas intenciones de Gabi, que se van revelando poco a poco, dejan al descubierto los oscuros entresijos de los deseos humanos y la degradación de la moralidad cuando se eliminan las consecuencias. El complejo turístico se convierte en un patio de recreo para los deseos más oscuros del grupo, donde, por ejemplo, ven cómo ejecutan a sus clones con una indiferencia escalofriante.

Lo que distingue a James es su incapacidad para distanciarse de esta nueva oscuridad. A diferencia de los demás, que ven esto como una liberación temporal de sus vidas aburridas, James se intoxica con el poder que le otorga su riqueza. La película sugiere que James, a pesar de su vacilación inicial, está motivado por la vanidad y la arrogancia. Su caída en la crueldad no es una aberración, sino una revelación de su verdadera naturaleza. James, que no procedía de la riqueza como los otros, se convierte en el más corrompido por el nuevo poder.

¿Qué pasó en el final de Muerte infinita?

La naturaleza controvertida de Infinity Pool no solo radica en su representación gráfica de la violencia y el gore, sino también en su desafiante y sombrío final. El carácter polarizador de la obra de Cronenberg se pone de manifiesto en los elogios de la crítica y la desigual acogida del público. Mientras que algunos pueden encontrar consuelo en la oscura y significativa conclusión de la película, otros pueden quedar perturbados e inquietos.

En las escenas finales, James, ahora drogado y desorientado, es manipulado por Gabi y sus secuaces para que mate a un clon suyo diseñado para ser un perro rabioso. La película no rehúye el horror corporal gráfico, ya que James se enzarza en una brutal pelea que culmina con la espantosa muerte de su doppelgänger. James sufre un momento de transformación en el que sucumbe a la brutalidad. La mirada inquebrantable del filme capta su descenso definitivo a la oscuridad, que culmina con una grotesca recompensa de Gabi.

Alexander Skarsgård y Mia Goth en Muerte Infinita (2023)

Después de estos hechos, en lugar de regresar a casa, James, que sigue luchando contra el trauma y la oscuridad que lleva dentro, opta por salir del aeropuerto y volver a visitar el complejo, ahora desierto, durante la estación de lluvias. El plano final muestra al personaje de Skarsgård sentado solo junto a la playa, con la lluvia cayendo, simbolizando el cambio irreversible que se ha producido en su interior. El director deja deliberadamente abierta la interpretación de este final, invitando al público a contemplar el destino de un protagonista cambiado para siempre por los horrores de La Tolqa.

¿Qué significa ese final?

La conclusión de Infinity Pool suscita debate, ya que ofrece dos posibles interpretaciones. Una de ellas apunta a que que James no puede superar el trauma y decide quedarse en el complejo turístico indefinidamente. Esta interpretación implica que la experiencia ha sido tan traumática que la vuelta a la normalidad es inconcebible para James. Otro punto de vista propone que James abraza al criminal en el que se ha convertido, buscando un lugar donde pueda entregarse a un comportamiento desenfrenado sin consecuencias.

El director Brandon Cronenberg, al igual que hacía su célebre padre, David Cronenberg, se abstiene de dar al público una explicación definitiva de la conclusión de la película. En las entrevistas, Cronenberg subraya la importancia de la interpretación de la audiencia, dejando espacio para la exploración individual.

Alexander Skarsgård en el final de Muerte Infinita (2023)

Muerte infinita es una oscura e inquietante exploración de la psique humana, que reta al público a enfrentarse a verdades incómodas sobre la violencia, la moralidad y la influencia corruptora del poder. La visión de Brandon Cronenberg, aunque divisiva, deja una huella indeleble, con un final enigmático que invita al público a lidiar con sus interpretaciones del descenso de James a un mundo sin consecuencias. Mientras la lluvia continúa cayendo sobre el desértico complejo turístico, el final de la película persiste, dejando al espectador atormentado por la irreversible transformación de su personaje central.