Sofia Coppola nunca ha visto ‘Her’: “No sé si quiero ver a Rooney Mara haciendo de mí”

En el marco del Festival de Cine de Venecia, la revista Rolling Stone conversó con Sofia Coppola con motivo del vigésimo aniversario de su obra maestra, “Lost in Translation”. Esta película icónica marcó un momento crucial en su ilustre carrera, y mientras profundizaba en su legado, Coppola compartió sus pensamientos tanto sobre el impacto perdurable de la película como sobre una cautivadora conexión cinematográfica que ha despertado la intriga.

Durante la conversación, Coppola abordó el intrigante nexo entre Lost in Translation y su ex cónyuge, Spike Jonze, y su creación de 2013, “Her”. Durante mucho tiempo se especuló con que Her se había inspirado en las turbulencias emocionales del matrimonio Jonze-Coppola y su divorcio en 2003, coincidiendo con el estreno de Lost in Translation.

A Sofia Coppola no le gustaría ver a Rooney Mara interpretándola

En cuanto a Her, Coppola admitió con franqueza: “¡Nunca la he visto!”, añadiendo que el paralelismo entre las dos películas a pesar de tener una década de diferencia es asombroso. “Por el trailer, parece lo mismo también. Tenemos el mismo diseñador de producción. Pero no la he visto. Sé que a la gente le gusta mucho esa película, pero yo no la he visto”. Finalmente, la cineasta afirmó: “No sé si quiero ver a Rooney Mara haciendo de mí”.

Para disipar aún más la mística que rodea a Lost in Translation, sobre todo en lo que respecta al personaje de Kelly, interpretado por Anna Faris, y que supuestamente estaba basado en la actriz Cameron Diaz, Coppola aclara: “No. En realidad no se basó en ella. Era una combinación de un montón de gente. Era un tipo, así que no era una crítica a ella”.

Her y Lost in Translation son obras personales y originales, que reflejan las visiones de sus respectivos directores sobre el amor, la comunicación y la cultura. Las dos son obras maestras del cine contemporáneo, ganadoras del Óscar a Mejor Guion Original, que nos hacen reflexionar sobre la condición humana en un mundo globalizado.

Mientras Sofia Coppola conmemora el vigésimo aniversario de Lost in Translation y defiende con ardor su última propuesta cinematográfica, “Priscilla”, su perdurable influencia en el panorama cinematográfico sigue siendo palpable. Su finura narrativa única y su hábil retrato de las intrincadas relaciones humanas siguen cautivando al público de todo el mundo, lo que garantiza un horizonte muy esperado para sus próximas aventuras.