“Cinismo disfrazado de optimismo”: La fuerte crítica del director de ‘El Triángulo de la tristeza’ a ‘Barbie’

Share

En una reciente entrevista de Premiere con el cineasta Ruben Östlund, el aclamado director de El Triángulo de la tristeza y The Square, compartió su opinión crítica sobre la exitosa película de Greta Gerwig, Barbie. Östlund, conocido por sus opiniones sinceras, expresó fuertes reservas sobre el largometraje protagonizado por Margot Robbie, calificándola de “cinismo disfrazado de optimismo” y planteando su preocupación por el impacto del excesivo marketing en el auténtico compromiso del público.

Las declaraciones de Ruben Östlund sobre Barbie de Margot Robbie

Östlund, dos veces ganador de la Palma de Oro en Cannes, hizo hincapié en su creencia de que Barbie encapsula perfectamente “la locura de nuestro tiempo”. El núcleo de su crítica gira en torno a la intrincada relación entre un fabricante de juguetes (Mattel) y un cineasta de autor (Gerwig), sugiriendo que la película es el resultado de una transacción financiera más que un auténtico esfuerzo artístico.

“He visto Barbie, sí. Para mí, es cinismo disfrazado de optimismo. Es la locura de nuestro tiempo. Una empresa de juguetes que financia su propia película y compra a una cineasta de autor estadounidense para hacer más presentables esas muñecas tan anticuadas… Es una completa locura, en mi opinión”, dijo Östlund. “Esta película trata más del mundo virtual que del real, en mi opinión. Se trata de declaraciones, citas, de posicionarse constantemente sobre algo, etcétera. Eso no me gustó”.

¿Marketing por encima del arte?

La crítica de Östlund se hace eco de opiniones compartidas por otras figuras notables de Hollywood, como la cineasta Kelly Reichardt (First Cow, Certain Women), que ya había calificado a Barbie de priorizar el marketing sobre el arte. “Una de las cosas buenas de esta economía de mercado es que, como hay competencia, creamos productos. Y tratamos de hacerlos mejor que otros. Y para ello, necesitamos el boca a boca entre los espectadores. Pero una película como Barbie secuestra ese proceso invirtiendo una tonelada de dinero en marketing, y ya no hay boca a boca”, dijo el cineasta sueco.

Margot Robbie en Barbie (2023)

Uno de los fenómenos más notables en torno a Barbie fue el abrumador bombardeo publicitario que precedió a su estreno. La película se convirtió en un acontecimiento en sí misma, con purpurina rosa cayendo en cascada por las pantallas cuando se buscaba el título en Google. Las amplias colaboraciones con empresas como Airbnb, Burger King, Forever 21, Xbox y un largo etcétera, convirtieron a Barbie en un acontecimiento cultural. Sin olvidar mencionar el Barbenheimer, que fue movimiento que nació en redes sociales y también ayudó a posicionar tanto a Barbie como a Oppenheimer.

Ruben Östlund también se refirió sobre Gerwig, mostrando su respeto por el trabajo de la directora: “Dicho esto, ¡creo que fue una excelente elección elegir a Greta Gerwig para dirigir Barbie! No creo que tenga ningún consejo que darle. No, en serio, respeto mucho su trabajo anterior, aunque no sea fan de Barbie. Estoy seguro de que hará algo que esté bien”.