Florence Pugh dijo que Christopher Nolan se disculpó por su efímero rol en ‘Oppenheimer’

Share

En una odisea cinematográfica que abarca una narración de tres horas, la película “Oppenheimer” ilumina la gran pantalla con un conjunto de brillantes interpretaciones, cada una de las cuales deja una huella indeleble en la mente de los espectadores. Entre estas figuras, Florence Pugh emerge como una estrella resplandeciente, dando vida al enigmático personaje de Jean Tatlock, un nombre entrelazado con el legado de J. Robert Oppenheimer, interpretado magistralmente por Cillian Murphy. La presencia de Pugh en la película es efímera pero impactante, resaltando la controvertida primera escena de sexo filmada por Christopher Nolan.

Las dimensiones del papel de Tatlock, aunque modestas, no disuadieron a Florence Pugh de comprometerse con el proyecto. En una conversación exclusiva con MTV UK, la actriz relató su reacción inicial a la oferta: “Yo no sabía realmente lo que estaba pasando o lo que se estaba haciendo, salvo que Chris [Nolan] realmente quería que yo supiera que no era un papel muy grande. Y él entendía si yo no quería acercarme. Y yo estaba como: no importa, incluso si soy una máquina de café al fondo de la sala. Hagámoslo“.

Finalmente, el momento crucial se materializó durante una cita de Pugh con Nolan en el corazón de Nueva York, coincidiendo con sus compromisos en el rodaje de “Una buena persona” (2023), dirigida por Zach Braff. La actriz de 27 años afirmó: “Recuerdo que [Nolan] se disculpó por el tamaño del papel. Y luego me dijo: ‘te enviaré el guión. Y honestamente, solo lo lees y decides si es bueno, entiendo completamente lo del tamaño'”. Sin embargo, la artista, lejos de no aceptar, recuerda que “cuando recibí el guion estaba como: no lo necesito, sé que voy a hacerlo”.

Profundizando en el corazón del personaje, Pugh dio vida a Jean Tatlock, una figura tan cautivadora como enigmática. Fue una estudiante de medicina que recorrió la trayectoria hasta convertirse en psiquiatra, y emerge como el eje central del profundo espectro emocional de Oppenheimer. Esta conexión persiste incluso después de la unión del físico con Kitty, papel interpretado por la notable Emily Blunt. La odisea emocional de Oppenheimer se entrelazó con la de Tatlock hasta su repentina partida el 4 de enero de 1944.