Netflix: Cillian Murphy y Rachel McAdams protagonizan este thriller aéreo que necesitas ver

Share

Se trata de Vuelo nocturno (título original: Red Eye), un thriller de 2005 dirigido por el difunto y maestro del terror Wes Craven (Scream, Pesadilla en la calle Elm). La película, protagonizada por Rachel McAdams y el reciente ganador del premio Óscar Cillian Murphy, es un juego del gato y el ratón a gran altitud que ha encontrado en Netflix su nuevo hogar.

McAdams interpreta a Lisa Reisert, una gerente de hotel que, tras asistir al funeral de su abuela, se encuentra sentada al lado del encantador y enigmático Jackson Rippner (Murphy) en un vuelo nocturno. Sin embargo, el encuentro casual escala rápidamente a una auténtica pesadilla cuando Rippner revela sus verdaderas intenciones: utilizar a Lisa como peón en un complot para asesinar al subsecretario de Seguridad Nacional.

La crítica ha elogiado la película por su ritmo ágil y narración sencilla, pero bien hecha. En Rotten Tomatoes, Vuelo nocturno tiene un sólido 80% de aprobación a partir de 196 reseñas. En IMDb, tiene un puntaje de 6.5/10 y en Letterboxd cuenta con una calificación de 3.1 estrellas sobre 5 posibles.

Cillian Murphy y Rachel McAdams en Vuelo nocturno (2005)

¿Por qué ver Vuelo nocturno?

A diferencia de la mayoría de las películas que se desarrollan en aviones, donde las secuencias de acción y los efectos especiales dominan, Vuelo nocturno ofrece un enfoque fresco y distintivo. Este largometraje opta por construir una historia en la que los diálogos y las magníficas actuaciones de sus dos estrellas, McAdams y Murphy, toman el centro del escenario. Aquí, Craven demuestra toda su experiencia cinematográfica al crear una narrativa apasionante y cargada de misterio.

Con su llegada a Netflix, toda una nueva generación podrá experimentar la tensión y el terror que solo genios como Wes Craven pueden conjurar. Vuelo nocturno es una película de corta duración, 85 minutos, que sin dudas te hará pasar una noche de buen entretenimiento. Sin más que agregar, es el momento perfecto para abrocharse el cinturón y prepararse para un vuelo que promete más emociones que turbulencias.