‘De amor y otras adicciones’: Jake Gyllenhaal y Anne Hathaway en una comedia romántica imperdible

¿Qué pasaría si te enamoraras de alguien que tiene una enfermedad incurable? ¿Serías capaz de afrontar los retos, los miedos y las incertidumbres que eso conlleva? Eso es lo que le ocurre a Jamie Randall (interpretado por Jake Gyllenhaal), el protagonista de De amor y otras adicciones, una película de 2010 dirigida por Edward Zwick y basada parcialmente en el libro Hard Sell: The Evolution of a Viagra Salesman, de Jamie Reidy.

¿De qué trata De amor y otras adicciones?

Love and Other Drugs (título original) se ambienta a finales de los años 90, cuando el Viagra revolucionó el mercado farmacéutico y generó una gran competencia entre las empresas del sector. Jamie Randall es un joven carismático y ambicioso que consigue un puesto como representante de Pfizer, la compañía que fabrica el Viagra. Su objetivo es vender el mayor número posible de pastillas azules y otros fármacos a los médicos, usando su encanto y su habilidad para persuadir.

En una de sus visitas a un hospital, conoce a Maggie Murdock, personaje de Anne Hathaway, una paciente con párkinson que acude a una consulta con uno de sus clientes. Jamie se siente atraído por ella y le propone tener una cita. Maggie acepta, pero le advierte que no quiere nada serio, solo encuentros ocasionales. Ella es una mujer independiente y rebelde que no quiere depender de nadie ni dejar que su enfermedad le impida disfrutar de la vida.

Jake Gyllenhaal y Anne Hathaway en De amor y otras adiccione (2010)

A pesar de sus diferencias, Jamie y Maggie empiezan una relación basada en la pasión y el humor. Sin embargo, poco a poco, se van dando cuenta de que sienten algo más que atracción física. El problema es que ninguno de los dos está preparado para afrontar los retos que supone el amor verdadero, especialmente cuando se trata de alguien con una condición tan delicada como el párkinson.

¿Qué me gustó de Love and Other Drugs?

Lo que más me gustó de Love and Other Drugs fue la química entre los dos actores principales, que logran transmitir la pasión, el humor y la ternura de sus personajes. Jake Gyllenhaal hace un papel muy convincente como el seductor y ambicioso Jamie, que se va transformando por el amor de Anne Hathaway, que está espléndida como la valiente y vulnerable Maggie, y lucha por mantener su independencia y su dignidad ante su enfermedad.

También me gustó el equilibrio entre la comedia y el drama que tiene la película, que no cae en el melodrama ni en la frivolidad. La historia tiene momentos muy divertidos, como las escenas en las que Jamie intenta vender el Viagra o las bromas que le hace su hermano menor Josh (Josh Gad), un adicto al contenido para adultos y a los videojuegos. Pero también tiene escenas muy emotivas, como las que muestran el deterioro físico y psicológico de Maggie o cuando Jamie tiene que enfrentarse a sus propios miedos e inseguridades.

Además, me gustó el mensaje que nos deja la película sobre el amor, la vida y la muerte. La película nos muestra que el amor no es solo un sentimiento, sino también una decisión. Que implica aceptar al otro tal como es, con sus virtudes y sus defectos, con sus sueños y sus miedos; implica arriesgarse a sufrir, pero también a ser feliz; a vivir el presente, pero también pensar en el futuro.

¿Dónde ver la película en streaming?

De amor y otras adicciones está disponible para América Latina mediante Netflix, Prime Video, HBO Max y Star+. En España, a través de Netflix y Prime Video.

Si te gustan las películas románticas con un toque de humor y de drama, te recomiendo que veas De amor y otras adicciones. Y si ya la has visto, te invito a que me dejes tu opinión en nuestro post en Instagram. ¿Qué te pareció la película? ¿Qué te gustó más y qué te gustó menos? Espero tus respuestas.