‘La favorita’: una obra maestra del cine de Yorgos Lanthimos

La favorita (The Favourite) es una película del director griego Yorgos Lanthimos, estrenada en 2018. Esta obra narra de manera magistral la rivalidad que floreció entre dos mujeres por alcanzar el codiciado favor de la reina Ana de Gran Bretaña durante el siglo XVIII. La película, en su esencia, se erige como una auténtica joya del género de época, fusionando elementos de drama, comedia negra y un irresistible toque de absurdo.

A través de su narrativa perspicaz y mordaz, The Favourite forja una visión crítica y satírica de la corte inglesa y sus enmarañadas intrigas políticas. Con astucia, la película desentierra las capas ocultas de esta sociedad aristocrática, planteando preguntas agudas sobre el poder, la ambición y la naturaleza humana, mientras deleita a la audiencia con su singular mezcla de géneros cinematográficos.

En este artículo:

Guion: una adaptación libre de la historia real

El libreto de La favorita se erige sobre los cimientos de una pieza teatral inédita concebida por Deborah Davis, la cual experimentó una meticulosa revisión y reescritura a manos de Tony McNamara. Este arduo proceso de transformación dio lugar a una narrativa que, si bien halla su fuente de inspiración en episodios históricos verídicos, los abraza con la libertad necesaria para esculpir una trama de intrigas y diversiones de exquisita complejidad.

La cinta gravita en torno al enrevesado vínculo triangular que se entreteje entre la monarca Ana, personificada con maestría por Olivia Colman, su íntima amiga y consejera Sarah Churchill, interpretada por Rachel Weisz, y su prima Abigail Masham, cuyo papel es desempeñado con virtuosismo por Emma Stone.

Abigail, inicialmente relegada al estatus de humilde sirvienta en la corte, experimenta una meteórica ascensión para convertirse en la nueva protegida de la reina. En este tablero de juego palaciego, las tres damas se ven inmersas en una intrincada batalla de voluntades, donde el poder, el amor y la astucia se entrelazan de manera inextricable, dejando una ineludible impronta en sus vidas personales y en el destino de la nación misma.

El guion destaca por su aguda perspicacia, un humor mordaz que acaricia la sutil ironía y diálogos que destellan en su ingenio. Los personajes, esculpidos con destreza, exhiben profundidad y contradicciones que añaden una paleta de matices fascinante. La trama de The Favourite, con su ritmo vertiginoso, despliega sorpresas y giros inopinados que mantienen al espectador cautivo de principio a fin.

Dirección de La favorita: un estilo único e innovador

La dirección recae en las diestras manos del ganador del León de Oro Yorgos Lanthimos, un destacado exponente dentro del panorama cinematográfico contemporáneo, reconocido por su vanguardia y su capacidad para desafiar convenciones establecidas. Este virtuoso cineasta ha labrado su renombre con obras notables como Canino y Poor Things, cuyos rasgos distintivos se tejen a partir de un tono surrealista, una estética meticulosamente confeccionada y una incisiva crítica social. En La favorita, perpetúa su singular estilo, si bien se sumerge con destreza en el género del cine de época, engendrando una creación que honra la solidez histórica, al mismo tiempo que la somete a una reveladora subversión.

El cineasta griego orquesta su narrativa visual mediante una paleta diversa de recursos que otorgan a la película un sello distintivo e impactante. Entre ellos, cabe destacar el empleo audaz de lentes ojo de pez, los cuales engendran imágenes deformadas y distorsionadas, reflejando de forma magistral el caos y la decadencia que impera en la corte.

Asimismo, se sirve de planos secuencia que persiguen a los personajes a través de los laberínticos pasillos y opulentos aposentos del palacio, generando una experiencia inmersiva y un dinamismo palpable. No obstante, quizás su herramienta más notable radica en el uso de elipsis, que permite saltar sin miramientos entre escenas, sin ahondar en las sutilezas que yacen entre ellas, otorgando así al espectador el rol de alquimista que, a través de su imaginación, insufla vida a los espacios vacíos en la narrativa.

Fotografía: una iluminación natural y contrastada

La fotografía es obra de Robbie Ryan, un DP irlandés que ha trabajado con directores como Andrea Arnold o Ken Loach. Ryan abraza una estética que privilegia la luminosidad natural y el contraste, otorgando a la obra un cariz profundamente realista y cargado de dramatismo. Este visionario director de fotografía se vale de la luz emitida por velas, lámparas y las ventanas que engalanan las escenas interiores del fastuoso palacio, tejiendo hábilmente un juego de claroscuros que intensifica las expresiones y las emociones que desprenden los personajes.

La paleta cromática se erige como un pilar esencial en esta obra visual, pues Robbie Ryan emplea los colores con maestría para tejer diferentes atmósferas y evocar una amplia gama de sensaciones. A través de tonalidades frías, como el azul o el verde, logra manifestar la frialdad y el distanciamiento que impera en la corte. En contraposición, la elección de tonos cálidos, como el rojo o el naranja, se erige como un vehículo idóneo para retratar el calor y la pasión que subyacen en las relaciones amorosas que se desenvuelven en la trama.

No obstante, no se limita a estos extremos, sino que también abraza tonos neutros, como el blanco o el negro, para exponer de manera subyacente la pureza o la corrupción que anidan en lo más profundo de los personajes, añadiendo un estrato adicional de riqueza visual a la narrativa.

Música: una banda sonora ecléctica e inquietante

La partitura musical de La favorita se revela como un mosaico sonoro meticulosamente tejido, compuesta por una amalgama de piezas procedentes de diversas manos y épocas, que abarcan desde los orígenes del barroco hasta el cenit del siglo XX. Este ecléctico conjunto musical encuentra su curador en la figura de Johnnie Burn, un hábil artífice del sonido con raíces británicas, cuyo talento ha sido solicitado por célebres directores de la talla de Danny Boyle y Jonathan Glazer.

Con aguda perspicacia, Burn selecciona composiciones que desafían la armonía visual, engendrando un efecto de desconcierto y tensión que se desprende del contrapunto entre la música y la imagen proyectada en pantalla. Además, esta ecléctica banda sonora desempeña un papel crucial en la trama, al destacar los momentos cruciales de la narrativa y transmitir con destreza las complejas emociones que laten en el interior de los personajes.

Interpretaciones: un reparto de lujo

Las interpretaciones que emanan de La favorita constituyen sin lugar a dudas uno de los pilares fundamentales de esta película, la cual ostenta un elenco de renombre, encabezado por tres actrices de excepcional destreza: Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone. Estas tres luminarias de la pantalla confieren vida a los personajes centrales de la trama: la reina Ana, Sarah Churchill y Abigail Masham, respectivamente. En el desarrollo de sus roles, estas talentosas actrices labran con destreza retratos de una profundidad sorprendente, dotando a sus caracteres de complejidad, carisma y contradicciones palpables, que transitan con destreza por el tumultuoso terreno del amor y el odio, la lealtad y la traición, la ternura y la crueldad.

Olivia Colman, encarnando a la monarca Ana, personifica con maestría a una soberana aquejada de enfermedad, caprichosa e insegura, cuya búsqueda de consuelo y apoyo se convierte en el eje de su vida. Colman, con su actuación sobresaliente, logra trasladar al espectador la fragilidad y humanidad que anidan en su personaje, a la vez que desprende un humor perspicaz y una autoridad innegable. Su talento fue coronado con el Óscar a la Mejor Actriz.

Rachel Weisz, en el papel de Sarah, la duquesa de Marlborough, personifica a una mujer de mente aguda, ambición voraz e influencia incontestable, que ejerce un dominio absoluto sobre la reina y el gobierno. Weisz, con su actuación impactante, comunica la fuerza y astucia inherentes a su personaje, al tiempo que dota a este de una pasión ardiente y un orgullo inquebrantable. Su destacada interpretación le valió una merecida nominación al Óscar como Mejor Actriz de Reparto.

Emma Stone, como Abigail, la joven astuta y seductora que asciende desde la más humilde servidumbre hasta erigirse como la favorita de la reina, realiza una interpretación memorable. Stone captura con destreza la evolución y la maquinación intrínseca a su personaje, irradiando su encanto con destreza y, al mismo tiempo, dejando vislumbrar su crueldad oculta. Su desempeño en The Favourite la hizo merecedora de una nominación al Óscar a la Mejor Actriz de Reparto.

Conclusión: The Favourite una película imprescindible

La favorita se erige como un imprescindible en el catálogo cinematográfico para aquellos que aprecian las joyas del séptimo arte. Esta obra ofrece una perspectiva original y a la vez divertida del género histórico, fusionando con maestría elementos de drama, comedia y absurdo para concebir una auténtica obra maestra. La película sobresale en múltiples facetas, desde su guion hasta su dirección, pasando por su fotografía, su música y las interpretaciones que brillan en su interior. Este despliegue de virtuosismo ha sido merecedor de una plétora de galardones y reconocimientos en la esfera cinematográfica.

Se distingue, sobre todo, por su capacidad de conmover y perturbar al espectador, al tiempo que lo incita a reflexionar profundamente sobre cuestiones tan fundamentales como el poder, el amor y la locura. Con su propuesta provocadora, The Favourite desafía convenciones y se consagra como un hito en la cinematografía contemporánea, dejando una huella imborrable en quienes tienen el privilegio de experimentarla.

¿Dónde puedo ver La favorita? En Star+.